Emilio, un padre soltero

Emilio, un padre soltero de 36 años, es desde hace un año padre de Anastasia gracias a un acuerdo de copaternidad con Fanny y María, una pareja de chicas lesbianas.

Quedamos en su casa. Es domingo y ha decidido concedernos la entrevista aprovechando que ese fin de semana le corresponde a las chicas cuidar de la niña y así podemos conversar con más tranquilidad.

En lugar de hacer la entrevista con toda la familia de una vez, hemos decidido, por cuestiones prácticas, hacerla por separado. Emilio es profesor de música y esto se nota inmediatamente que llegas a su casa en la que puedes encontrar varios instrumentos musicales.

 

F4E: ¿Nos puedes contar cómo y cuándo comenzó la idea de involucrarte en un proyecto de co-paternidad?

Emilio: ¡Ups!, es una historia un poco larga, casi de telenovela. Yo tuve una relación con Fanny que duró aproximadamente 15 años. Cuando terminamos ya éramos más amigos que otra cosa, por lo que continuamos contando el uno con el otro como si nada hubiese sucedido. Es atípico, pero a nosotros nos fue sencillo.

Un buen día me confesó que estaba enamorada de una chica. Yo me lo tomé regular, imagino que por celos residuales, me costaba imaginar que me había sustituido por una mujer.

Luego de conocer a María, me sentí misteriosamente mucho más relajado y pensé que era hasta mejor…(Risas)

Para no hacerte muy larga la historia, cuando llevaban un año y medio, las dos me propusieron que querían que fuese el padre de su hijo y yo que en ese momento estaba más solo que la una y con una vida de mierda, del trabajo a la casa, me lo tomé con tanta ilusión que hasta ellas mismas se sorprendieron.

 

F4E: O sea, que sucedió por sorpresa sin tú haberte planteado antes tener un hijo ni nada…

Emilio: En parte sí. Yo llevaba muy bien mi soltería, esa libertad de «compromisos los justos». No me había planteado tener hijos en ese momento porque me sentía a gusto y las relaciones que tenía eran muy de paso, nada serio por ninguna de las partes.

En fin, estaba casi condenado a ser un soltero de oro, salvando ciertas distancias con los famosos de turno… (Risas)

 

F4E: ¿Crees que las chicas te seleccionaron por considerarte un hombre apuesto, con una formación académica o porque les inspirabas confianza partiendo del tiempo que ya se conocían y tal?

Emilio: Eso de apuesto me ha gustado… (Risas) No voy a negar que no influya todo este rollo de la estética.

Como es de suponer, al principio nos daba por fantasear con los rasgos que queríamos que heredara nuestro hijo, que si el color del pelo, el de los ojos, la nariz, etc.

Pero obviamente, influyó mucho más la confianza que existía entre nosotros. De lo contrario no hubiese atrevido a convertirme en un padre soltero.

 

F4E: ¿No pensaste por un momento que podrían haber situaciones difíciles siendo Fanny y tú los padres biológicos y estando también María de por medio en desventaja en cuanto a derechos legales?

Emilio: En un primer momento como te comenté, me sentí eufórico. Luego cuando se lo dije a mi familia, ellos comenzaron a pensar por mí, en todos los pros y los contras y por supuesto, me llenaron la cabeza de “y si esto, y si lo otro”.

Pero yo me dejé llevar por mis impulsos. María es una chica estupenda, cuida de mi hija como si hubiese salido de sus entrañas y eso es lo más importante para mí. Y si alguno de esos “y si” profetizados se materializa en un futuro, pues ya habrá tiempo de arrepentirse.

Aunque yo de esta experiencia que estoy viviendo ahora, no siento pueda arrepentirme nunca.

 

F4E: Veo que tienes criterio propio. En el caso de que conozcas a una persona con quien te interese formar otra familia, ¿crees que eso afectaría a tu familia actual?

Emilio: No veo por qué tendría que suceder algo así. Sería como una versión tal vez más “civilizada” de unos padres separados. Y en cuanto a que exista algún tipo de preferencia, rotundamente no habrá lugar para ello.

 

F4E: Una pregunta casi que de cotilleo… (Risas) ¿Os costó mucho salir embarazados? ¿Por qué método se decantaron?

Emilio: En nuestro caso sabíamos que ambos éramos personas fértiles porque ya una vez por accidente, Fanny había quedado embarazada… Cosas que pasan.

Decidimos hacerlo de forma artesanal, en otras palabras, eyacular en un  frasco para que luego ella se inyectara el semen a través de una cánula de goma. Obviamente, antes de eso ambos nos hicimos todo tipo de analíticas para comprobar que estábamos sanos. Fue divertido.

Nos llevó dos meses quedar embarazados. Es muy Ley de Murphy, cuando te propones un embarazo, se resiste más que cuando sucede de manera accidental… (Risas)

 

F4E: ¿Tú familia se lo ha tomado bien o se plantea el hecho de que esto es una locura?

Emilio: Mi familia no es de las más conservadoras pero aún así les parecía todo muy raro. Pero desde que vino la niña, todo eso ha pasado a un segundo plano.

 

F4E: El nombre de tu niña, no será por la cantante ¿verdad? (Risas)

Emilio: No, para nada. El nombre lo escogió María. Fue nuestra manera de hacerle también partícipe de algo importante de nuestra hija.

 

F4E: ¡Qué acto más generoso Emilio! De verdad nos ha encantado el haber podido entrevistarte. Nuestra intención es hacerles la visita a las chicas y enriquecer con ellas tu testimonio.

Emilio: ¡Suerte con mis chicas y con Family4Everyone

F4E: Gracias por tu tiempo.

 

No Comments

Post a Comment

A %d blogueros les gusta esto: